13 de octubre, día internacional para la reducción de desastres

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha designado el 13 de octubre, como el Día Internacional para la Reducción de Desastres (DIRD), cuyo propósito es promover una cultura mundial para la reducción del riesgo de desastres.

El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015 – 2030, contiene siete metas globales y 38 indicadores para medir el progreso en la reducción de las pérdidas por desastres. Lo cuales se articulan con la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París sobre cambio climático.

En el año 2016, Naciones Unidas lanzó la campaña “Sendai Siete” para promover cada una de las siete metas a lo largo de sus siete años de duración.

Este año, la celebración se centra en la meta 4 “Reducir considerablemente los daños causados por los desastres en las infraestructuras vitales y la interrupción de los servicios básicos, como las instalaciones de salud y educativas, incluso desarrollando su resiliencia para 2030”.

Eventos generadores de riesgos 2019

Pero, a nivel nacional ¿Cómo estamos referente a este tema? Desde la Sala de situaciones de Centro Humboldt, hemos monitoreado los eventos generadores de riesgos de enero a la primera semana de octubre, lo que nos ha permitido constatar que la ocurrencia es cada vez más frecuente de eventos generadores de riesgo en nuestro país, lo que nos hace un llamado urgente para de actuar.

Esta actuación debe aplicar un enfoque de diseño, construcción y desarrollo de las infraestructuras esenciales que tengan en cuenta las consideraciones de riesgo, con el fin de prevenir la creación de nuevos riesgos y garantizar la continuidad de funcionamiento de las infraestructuras esenciales durante y después de un desastre.

Durante este periodo enero – primera semana de octubre de 2019, se generaron 265 eventos a nivel nacional (fuertes vientos, torbellinos, incendios forestales, inundaciones y sismos), registrados a través del monitoreo realizado en los medios de comunicación nacional.

  • Fuertes vientos

Las principales afectaciones reportadas corresponden a desprendimiento total de techo, caída de árboles que dañaron casas, tendido eléctrico y carreteras. Los municipios más afectados fueron Carazo, Rivas, Nagarote, Chinandega, Estelí, Ocotal, El Viejo, Telica, Masaya, La Paz centro, Matagalpa y Managua. Se destacan entre 47 a 50 casas afectadas

  • Torbellinos

Se reportaron 4 eventos. De estos, los que más produjeron daños fueron el ocurrido en el mes de abril en Condega. Afectando infraestructura de dos iglesias evangélica y varias casas que quedaron sin techo. Y, en septiembre en León, que dejó viviendas con desprendimiento total de techo, caída de árboles que causaron daños a casas, en tendido eléctrico y carreteras.

  • Sismos

Según registros del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, (INETER), se han registrado 209 eventos de sismos, entre 3.0 y 5.0 grados en escala Richter. En su mayoría, la actividad sísmica está asociada a la zona de subducción, siendo los sectores de Jiquilillo, el Tránsito, Padre Ramos y Corinto, los más afectados, pero, sin ocasionar daños a infraestructura.

  • Inundaciones

Las lluvias de los últimos dos meses septiembre y octubre 2019, han provocado daños en gran parte del territorio nacional, principalmente en viviendas y en carreteras, desborde de ríos, daños en infraestructura de escuelas y centros de salud. Se reporta también el fallecimiento de 3 menores de edad. Aproximadamente unas 1000 casas inundadas, 388 casas anegadas, muros y cauces colapsados a nivel nacional.

  • Incendios urbanos

17 incendios urbanos en el país, principalmente en los departamentos de Managua, Estelí y León. Producto de esto, se reportó una persona fallecida en el departamento de León. Se concluye que las causas principales de estos siniestros se deben a la falta de mantenimiento de los sistemas de conexión provocando corto circuito.

Si bien no todas las amenazas naturales y antrópicas, generan consecuencias devastadoras, una combinación de factores naturales, culturales, sociales y políticos contribuyen a que se originen desastres. En este particular, se hace necesarias las inversiones en infraestructuras vitales (transporte, riego, energía y tecnología de la información y las comunicaciones) se construyan para perdurar y considerando las normas de ordenamiento territorial.

En Nicaragua, el crecimiento urbano, se caracteriza por ser un proceso acelerado y desorganizado. Además, en la mayoría de los casos, las construcciones suelen edificarse sin respetar los estándares calidad y seguridad. Lo que aumenta la vulnerabilidad e incrementa los niveles de exposición de las personas, al peligro y limita las oportunidades de desarrollo.

¿Cómo está Nicaragua en cifras de infraestructura?

De acuerdo a datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su publicación “Notas de infraestructura de país: Centroamérica, México, Panamá y República Dominicana”, Nicaragua en comparación al resto de países de la región centroamericana, sigue rezagada en el desarrollo de infraestructura:

Densidad vial

Del 100% de la red vial, solo el 13.3% cuenta con caminos pavimentados.

La densidad vial en Nicaragua es 184.3 kilómetros por mil kilómetros, lo que representa el 13.3% de la red vial es la que esta pavimentada, menos de la mitad del promedio regional que es 397.6 kilómetros/1,0002, la cual está concentrada en la región del Pacifico y Centro.

Nicaragua necesita invertir 134 millones de dólares anuales en infraestructura de transporte para los próximos 10 años para satisfacer la demanda en este rubro.

Energía

Datos de 2016, indican que Nicaragua pierde el 23% de la energía que produce, estando en una situación desventajosa en relación a la media de pérdida de la región Centroamérica que es del 18%. En este material, no se cuentan datos actuales. Los niveles de participación de Nicaragua en el mercado regional de energía para el año 2017 son los más bajos no llegan al 10% del total del comercio regional.

La energía que se produce en Nicaragua posee los precios más altos de la región lo que representa un gran desafío el producirla a menor costo.

Agua potable

El 66% de los hogares nicaragüenses tiene accesos a un sistema de agua potable, con diferencias importantes según las zonas. La cobertura del agua potable en el área urbana llega al 91%y en el área rural es de 30%.

Sin embargo, la disponibilidad al agua potable sigue representando un problema. En Managua el 37% de los hogares tiene agua durante menos de 6 horas diarias, esta situación se complica en las áreas rurales y es todavía más dramática en las poblaciones que habitan en el corredor seco.

Telecomunicaciones

El mayor reto que tiene Nicaragua es su gran brecha digital. Para 2016 el BID señala que solo el 2.5 de la población tienen acceso a la banda ancha fija y el 1.4% tiene acceso a la banda ancha celular.

La provisión de banda ancha fija y celular se limita a pocas empresas, lo cual genera un mercado concentrado y esto redunda en altos precios en servicios de internet.

octubre 13, 2019

Leave a reply