fbpx

Tomado de El Nuevo Diario, Nicaragua.

De acuerdo con un artículo publicado por BBC Mundo, la fiesta futbolística que está acaparando la atención del planeta en Sudáfrica, impactará al medioambiente, generando unos 2 millones 700 mil toneladas de Dióxido de Carbono CO2, cantidad que supera en ocho veces la producida en Alemania 2006. El CO2 es el gas con efecto invernadero que más contribuye al calentamiento global.

El CO2 que generará el Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010 es ocho veces más que el ocasionado por el mundial de Alemania en 2006. Las cifras provienen de un estudio presentado en febrero del año pasado, cuyo objetivo era hacer un cálculo de las emisiones de carbono del Mundial, a fin de buscar la manera más eficiente de contrarrestarlas.

Ahora, cuando el evento ya arrancó, los autores del informe consideran que la mayoría de sus recomendaciones cayeron en el vacío, pues pese a que las autoridades implementaron una serie de proyectos “verdes”, son pocas las emisiones que se compensarán al final del proceso, dicen los expertos.

**Volar, un mal inevitable**

Uno de los principales factores que abona a la gran cantidad de CO2 son los vuelos internacionales de los equipos y público que asiste al evento. El transporte internacional representa cerca del 70% de las emisiones, alrededor del 18% surge del traslado entre las distintas ciudades donde tienen lugar los partidos y el resto puede atribuirse mayormente a la energía utilizada en los hoteles.

El problema es que Sudáfrica es un país muy grande y no tiene servicios de trenes rápidos para moverse entre las sedes.

Randall Spalding-Fecher, coautor del estudio, reconoce que “en las ciudades anfitrionas se implementaron proyectos ambientales, como por ejemplo la reforestación de áreas sin árboles en Durbán, o la incorporación de mecanismos para ahorrar energía”.
Tomado de El Nuevo Diario, Nicaragua.

**Se aplican medidas, pero…**

En 2008, Sudáfrica comenzó a trabajar para mejorar los sistemas de transporte público en siete de las nueve ciudades donde los partidos de fútbol se llevarán a cabo como un medio para atraer a viajeros con ingresos medios y altos que de otro modo conducirían autos individuales.

La contribución del Fondo Mundial para el Medioambiente, FMAM, a esta iniciativa, llevada a cabo por las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), es de aproximadamente 11 millones de dólares, mientras que la inversión nacional es de más de 328 millones de dólares.

El mejoramiento de la infraestructura de caminos peatonales y la circulación de bicicletas es otro de los mecanismos para evitar tanta contaminación. Pero estos últimos son muy limitados y no está claro si los residentes más ricos, que suelen conducir sus vehículos, aceptarán los cambios culturales que implica compartir los autobuses, los asientos y rutas con los más pobres pasajeros.

Uno de los mecanismos de ahorro de energía, por ejemplo, diseñado por el uruguayo Leonardo Steffano, consiste en un sistema de aire acondicionado en los estadios que permite ahorrar energía y otro que maximiza la eficiencia en el uso del agua.

Para regar la grama de los estadios se utiliza agua no apta para el consumo. También se instalaron paneles solares para iluminar los semáforos y los carteles con información relativa a la Copa en varias ciudades sudafricanas.

A la lista de iniciativas se suma la marca deportiva Nike, que fabricó las camisetas de los equipos que auspicia con bolsas de plástico recicladas, mientras la transnacional Coca Cola prometió entregar 20 mil boletas a las escuelas que participaron en una competencia para promover la conciencia ambiental, Spalding-Fecher insiste en “la inversión en proyectos para mitigar el impacto es mínima, en comparación con todo el dinero que se ha invertido” en esta fiesta del fútbol.

junio 15, 2010

Leave a reply