fbpx

Alarma de incendio en occidente

Aproximadamente 150 hectáreas de Somotillo y Villanueva, municipios del departamento de Chinandega, están siendo afectadas desde hace más de una semana por un incendio forestal que aún no ha podido ser apagado, ni se sabe el origen.

Esta situación preocupa a las autoridades y a la comunidad, ya que la propagación del fuego está destruyendo los cercos que dividen sus propiedades, la biodiversidad de los ecosistemas locales y el posterío eléctrico, a tal punto que afectan la red de transmisión, y por consiguiente, la economía de la población debido a las extensas horas sin energía eléctrica.

Abdel García, especialista en gestión de riesgo, considera que la cantidad de extensión de tierras en quema “pueden ser provocadas por actividades agrícolas, la caza de animales y por no tomar medidas para evitar la propagación. Por otra parte, los productores están resintiendo las pérdidas de pasto para la alimentación de su ganado”.

Además, de la caza de garrobos y cusucos como práctica frecuente, se encuentra la extracción de miel, que puede ser una de las razones que están ocasionando estos intensos incendios forestales, “que también son parte de las contribuciones nacionales al cambio climático”, agregó García.

El líder comunitario Carmelo Carías Casco y Concejal de la Alcaldía de Villanueva, dice que “85 manzanas de montaña propiedad de sus hermanos y vecinos se quemaron”. Estas llegan hasta la comunidad La Pacaya, que sólo es una parte de todo el terreno estimado. Se necesitan urgentemente recursos para levantar ese alambrado eléctrico, ya que es una comunidad muy pobre.

Carías ha informado sobre esta situación al Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, MARENA, pero hasta el momento no hay respuesta y el incendio continúa.

Se debe recordar que en 1997 el transporte aéreo fue interrumpido por una semana, debido a la gran cantidad de humo emanado por las quemas que se realizaron en aquella época, en Nicaragua y Centroamérica.

marzo 11, 2013

Leave a reply