Lucía Madríz

(Costa Rica, 1977)
“En el norte de Nicaragua las chachalacas cantan: ¡Hay pozol!”

Ellas anuncian las lluvias que harán crecer al maíz pujagua para hacer pozol. Recientemente se demostró que los bosques producen nubes. Los bosques evitan la desertificación y la evaporación del agua y dan alimento a comunidades locales. Proteger los bosques es proteger la vida.

Jorge de León
(Guatemala, 1976)
“Homo / Logo” / 2018

La serie Homo/Logo (homo, humano o persona; Logo, palabra o signo) son personajes sin género, raza, credo o condición económica, son elementos abandonados en su contexto, viven situaciones cotidianas un poco exageradas para mostrar más lo fútil del ser. Este proyecto de animaciones se llevó a cabo con la colaboración de José Wolff y el CCEG, esperando darle continuidad.

 

Mauro Giaconi
(Argentina, 1977)
“3 Hermanos y Halcón” (Solentiname)

Consiste en un dibujo efímero realizado con grafito sobre embarcaciones del archipiélago de Solentiname. El dibujo fue una interpretación de las tramas de los camuflajes disruptivos (dazzle camuflaje) utilizados durante la primera guerra mundial, proponiendo un cruce ficticio entre estrategias de guerra y arte.

Claudia Gordillo
(Nicaragua, 1954)
“Fotos aéreas del huracán Joan” / 1988
“Jovita Knight, mujer mayangna de Karawala, Caribe Sur” / 1990

A pesar del formato 35 mm, inapropiado para fotos aéreas, yo decidí tomar el riesgo, es mejor un poco turbio que la nada documental, pues no habían cámaras de negativos grandes. Fue la época en que no había materiales de fotografía y mucho menos cámaras sofisticadas.

Me parece que la cultura mayangna estaba impregnada en el siglo XX de un tono patriarcal, pues, tuve que pedirle permiso al marido para realizar el retrato de Jovita. Casi toda Nicaragua, sigue bajo  esa influencia lamentablemente. Pero eso es incidental, lo más importante es La belleza de esta mujer mayangna, representativa de una población originaria de Nicaragua, o quizás, de las oleadas de llegaron del sur como los indios ramas.

Anna Handick
(Alemania, 1982)
“Espada de Damocles” / 2021

Peligro inminente del colapso cercano; Una avalancha que se forma sobre nuestras cabezas. Malgastamos los recursos naturales con plena conciencia que pronto nos harán falta; nos sentimos dueños del mundo cuando vivimos en tierras prestadas – y nos olvidamos de que cada acción tiene un efecto -.

Fabiola Burgos
(Chile, 1984)
“Conífera” / 2020
Trébol” / 2020

Son tejidos con cinta de regalo sobre malla de construcción que evocan imágenes del paisaje local. Son obras que dialogan con el entorno y se enfrentan a circunstancias lumínicas específicas. La retícula es el soporte que contiene y permite diferentes variaciones modulares en la relación entre figura y fondo.

Federico Alvarado
(Nicaragua, 1980)
“Arañas y Gallineros” / 2019 – 2021
“Zoomorfa, animales de barro” / 2021

Arañas contra gallinas buscan generar una reflexión sobre la violencia con una visión cómica de cómo operan las relaciones de poder entre los seres; desde una convivencia letal a un roce cariñoso. Un gallinero acechado por arañas gigantes y bebés mezcladas con polluelos, gallinas y pichones que generan un nuevo ecosistema relacional.

Zoomorfa, animales de barro; es una serie de pinturas y esculturas inspiradas en la iconografía mitológica prehispánica representada por animales sagrados, aludiendo también a la violencia y la ternura.

Felipe Mujica
(Chile, 1975)
“Sin título” (Wallmapu) / 2020
“Primeros amaneceres en la tierra” / 2019 (registros, Solentiname)

Defino mis piezas de tela como Cortinas porque quiero dirigir la conversación desde la domesticidad de su producción. Hay quienes las llaman banderas o pendones, sin embargo esas categorizaciones conllevan expectativas políticas cargadas, que las predeterminan. Quiero enfocar la discusión en cómo son fabricadas: tela cortada, doblada, cosida, y a veces bordadas a mano. Son sutiles actos de resistencia.

José Castrellón
(Panamá, 1980)
“Apocalipsis en Solentiname” / 2019

Inspirado en el texto que Julio Cortázar escribió cuando visitó el archipiélago y que fue narrado como un diario de viaje; mi intención es que estas fotografías se lean como tales. Mi otra inspiración es Sandra Eleta, fotógrafa panameña, quien visitó y documentó la comunidad en los años setenta.

Albertine Stahl
(El Salvador, 1988)
“Sin título” / 2019

Vidal Arellano
(Nicaragua, 1965)
-“Iguana Lapa” / 2018
-“Oropéndola” / 2019

Queremos que se acuerden de nosotros y que se conozca nuestro trabajo; trabajamos sobre la naturaleza porque es lo más bello que tenemos los seres humanos, vivimos en ella y es nuestra inspiración gracias a Dios. Mi arte rescata la flora y la fauna, principalmente las especies que están por desaparecer. Conocí desde niño la madera de balso, con la que me gustaba hacer botecitos para jugar.

Jobany Arana
(Nicaragua, 1990)
“Autorretrato” / 2019

Benvenuto Chavajay
(Guatemala, 1978)
“Sin título” / 2018

Engel Leonardo
(República Dominicana, 1978)
“Esculturas para Solentiname” / 2020

Inspiradas en la geografía y el paisaje del archipiélago, estas esculturas son un homenaje al pueblo de Solentiname. Islas geométricas, abstractas como ideas, flotan sobre el agua quieta del lago Cocibolca. Esculturas para Solentiname es un tributo a los hombres y mujeres de estas tierras y a sus ideas, a sus llanos y elevaciones, al verde de sus bosques y a los infinitos verdes del lago. Una celebración a la humanidad, a la naturaleza, a la lucha y a la utopía.

Thomas Jenatsch
(Suiza, 1963)
“Equilibrio en peligro” / 2017

Sus casas son plataformas con techo de palma, abiertas a los cuatro lados. No tienen cortinas, ni cercas, ni más anhelos que cohabitar con la selva…y proteger su refugio ante el avance de la forestería industrial: los Ramas del Río Indio. Respetar su hábitat es preservar la Nicaragua multiétnica.

Ricardo Huezo
(El Salvador 1976)
“Primitivista Monocromático” / 2021

Estas pinturas motivadas por el primitivismo nicaragüense, representan la vida cotidiana, la exuberancia de nuestro paraíso tropical y hacen uso del efecto acumulativo. Pero al contrario del primitivismo, estos cuadros abandonan el color. Para describir las imágenes paradisíacas, que ocultan crímenes a plena vista, solo existe la textura de las líneas, que recuerdan las decoraciones de repostería. La contradicción aparentemente irónica entre lo banal y lo trágico contiene, sin embargo, una sombría sinceridad.