Destacan la importancia del avance en las negociaciones en temas de Cambio Climático

Reuniones productivas y sólidas que dejan el camino avanzado para el éxito de París 2015. Así es como las partes han definido a las negociaciones que se llevaron a cabo la semana pasada en Ginebra. Para saber cuál fue el rol de Latinoamérica y cómo influyó en el “Texto de Ginebra”, ConexiónCOP conversó con cuatro especialistas latinoamericanos que analizaron los avances para que se pueda lograr en diciembre, durante la COP21, un acuerdo global para proteger el planeta y evitar el incremento de gases de efecto invernadero (GEI).

Lea más: “El trabajo en Ginebra fue transparente y el texto incluye las preocupaciones de todos los países”

“Uno de los puntos más resaltantes del nuevo texto, y que beneficia directamente a los países más vulnerables, es la inclusión independiente del mecanismo de pérdidas y daños, dado que en versiones anteriores se mencionaba dentro de adaptación y sin mayor énfasis”, sostiene Juan Carlos Riveros, director de Conservación de World Wildlife Fund (WWF) para Perú.

Para el biólogo, en Ginebra se vivió un ambiente más relajado con referencia a Lima, lo cual ha permitido que los temas que quedaron fuera del Llamado de Lima para la Acción Climática, por razones de tiempo o bien porque las partes no pudieron ponerse de acuerdo, hayan sido incluidos, al menos provisionalmente, para ser discutidos en junio en Bonn, Alemania.

“En general, todos concuerdan en que ha sido una reunión muy productiva y que se tienen bases bastante sólidas para alcanzar un nuevo acuerdo en París a finales de año. Obviamente, falta ver cómo reaccionarán los países a las diferentes propuestas que han sido incluidas en el nuevo texto de negociación”, mencionó.

Riveros indicó también que todos los países están de acuerdo en incrementar el Fondo Verde para el Clima apuntando a reducir emisiones antes del año 2020 como preludio a la adopción del nuevo acuerdo ese año. Agrega que Latinoamérica negoció fuertemente el tema de derechos.

Lea más: ¿Qué es el Fondo Verde para el Clima?

“Es meritorio señalar la inclusión de elementos como derechos humanos, derechos de pueblos indígenas y equidad de género en el nuevo texto”, sostuvo.

Un camino para mejorar el “Texto de Ginebra”

En contraposición con el ambiente de cordialidad y construcción, Enrique Maúrtua, coordinador de Climate Action Network Latin America (CAN-LA), resaltó que los observadores comentaron las preocupaciones sobre un texto que aumentó significativamente de 39 a 80 páginas.

Agregó que lo que queda por resolver es el procedimiento a través del cual el texto se sintetizará y tomará únicamente una de las opciones que aparecen a lo largo del documento para cada párrafo o sección. Esto es lo que se espera que resuelva el ADP, con el objetivo de tener un proceso en el que las partes puedan negociar de manera concreta y constructiva las opciones y se concluya en un texto ambicioso.

“Cada sección tuvo agregados y se escucharon varias propuestas –contó Maúrtua–: Brasil, por ejemplo, propuso un enfoque de diferenciación de compromisos, ciclos de cinco años y proyecciones de diez; en tanto, Estados Unidos tuvo una propuesta nueva de nexos que representa su visión de la diferenciación; hubo muchos planteamientos novedosos”.

Adaptación y Latinoamérica

Uno de los temas más importantes que negocia Latinoamérica, así como los países más vulnerables al cambio climático, es la posibilidad de que la adaptación tenga el mismo peso que mitigación. Por ejemplo, AILAC mantiene una posición definida acerca de la inclusión de este tema en el nuevo acuerdo climático. La posición es compartida por el G-77, el Grupo de África, entre otros,  los cuales, en su conjunto, representan más del 80% de los países. Al respecto, Juan Carlos Riveros sostiene que para los países de economías en desarrollo y con gran vulnerabilidad interna el tema de adaptación es prácticamente un punto no negociable.

Lea más: ¿Qué es adaptación y mitigación?

febrero 17, 2015

Leave a reply