“El ser humano necesita lo que la naturaleza nos da”

En el municipio de Belén, departamento de Rivas, existe un referente en temas de agroecología, monitoreo climático y cuido por el medio ambiente, ella es Justa Justina, una apasionada defensora de los recursos que la naturaleza nos ha dado.

“Trabajar con elementos agroecológicos es de mucha importancia porque tenemos alimentos sanos y no deterioramos la tierra ni el medio ambiente, compartimos esas prácticas con quienes aún no las conocen y evitamos que se sigan contaminando nuestros recursos con agroquímicos”, puntualiza doña Justa.

Doña Justa forma parte del proyecto “Incidencia para la resiliencia comunitaria ante el cambio climático en Nicaragua», ejecutado por Centro Humboldt en alianza con Broederlijk Denle, que tiene como objetivo incrementar la resiliencia de las comunidades ante el cambio climático.

Al adentrarnos a la parcela de doña Justa nos encontramos con una gran variedad de plantas medicinales, árboles frutales, jardines embellecidos con objetos reciclados y un pluviómetro con el que monitorea el comportamiento de las lluvias los 365 días del año.

“Nuestros antepasados curaban sus enfermedades con plantas medicinales, que encontraban en el campo, mi objetivo es tratar de recuperar ese tipo de plantas. Cuando en mi familia hay alguien que tiene alguna dolencia o enfermedad solo me voy a mi patio y consigo alguna planta para aliviar esa enfermedad”, nos comenta doña Justa.
Desde hace un tiempo doña Justa también monitorea el clima por medio de un pluviómetro que Centro Humboldt instaló en su parcela, lo que le ha ayudado a tener mejores resultados en sus siembras.

Los datos que le proporciona ese pluviómetro y que ella recoge cada mañana, también son compartidos con su comunidad, reuniendo a sus vecinos y brindándoles la información para que ellos también la utilicen y no tengan pérdidas en sus cultivos.

Esa práctica de compartir la información climática la ha convertido en una mujer referente para sus vecinos cuando se acerca la fecha de siembra, ya que hasta su casa llegan a preguntarle cómo estará el clima.
La alegría de doña Justa es notoria y contagiosa, y su devoción por la naturaleza se palpa en cada rincón de su casa. “Yo siento que cuando uno vive en armonía con la naturaleza y cuida el entorno natural que nos rodea se puede ser más feliz”

marzo 8, 2019

Leave a reply


Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image