Busto José Martí 5 cuadras al este. Bº Largaespada. Managua, Nicaragua
(505) 2251-0151
(505) 2251-0005

“Estamos en un nuevo ciclo de violación de Derechos Humanos”

• Los gobiernos tienen una visión distinta sobre los recursos naturales, los ven como comodities para la rentabilidad del estado, sin cuestionar las acciones de las tras-nacionales en sus territorios.
• El extractivismo no solo significa minería, también monocultivos, represas, hidrobias, frontera forestal energética, explotación de hidrocarburos y transgénicos.
• Desde la sociedad civil hay una iniciativa por la transparencia, un espacio para la auditoria social con las empresas mineras.
Popol Na y Rosa Luxemburg Stiftung organizaron el foro público “Extractivismo, gobiernos progresistas y democracia en América Latina”, en el que se presentaron las realidades, mitos sobre el extractivismo y los impactos en la sociedad latinoamericana.
Víctor Campos, Subdirector de Centro Humboldt presentó el estudio sobre “Minería en Centroamérica, lecciones, retos y algunas sugerencias”; en el que indica que el 17% del territorio nacional está en áreas protegidas, 13% en áreas indígenas.
“Tenemos organizaciones como la de Rancho Grande, muy beligerante y activa en casos de minas, como Humboldt antes pensábamos que podíamos resolver estos asuntos desde nuestra organización, pero nos queda claro que la movilización de los pueblos es indispensable”, dijo Campos.
“En Centroamérica, es necesario una actualización colectiva de diagnóstico nacional y regional latinoamericana sobre minería; podemos ver esperanza con la resistencia de los pueblos”, expresó Campos.
También se tuvo la presentación de Maristella Svampa, de Argentina, quien habló sobre “No extractivismo, gobiernos y democracia en América Latina”, refirió a que “el desarrollo nacional industrial es siempre criticado por sus repercusiones negativas en el ambiente, pueblos originarios, aspectos sanitarios y culturales, pues se encarga de producir para el “crecimiento” sin medir los impactos y vaciar el discurso potente ecologista”.
“Estamos en un nuevo ciclo de violación de los derechos humanos, desigualdad económica y socio ambiental, donde el discurso neoliberal no desarrollista, va contra el discurso de justicia ambiental”, expresó Svampa.
“La expansión del extractivismo que trae consigo conflictos territoriales y socio-ambientales, ha provocado un amplio protagonismo de los movimientos sociales, expandiendo la frontera de los derechos y la democracia”, concluyó.
diciembre 15, 2015

Dejar Un Comentario


Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image