Estudio refleja las vulnerabilidades de personas con discapacidad ante un desastre

El informe Mundial de Riesgo (2014) dicta que Nicaragua ocupa el lugar número 13 en el mundo con respecto a los países con mayor riesgo a desastres y el estudio de caso “La reducción del riesgo de desastres en la población de personas con discapacidades en Nicaragua”, refuerzan el dato de que las personas con algún tipo de discapacidad son las más vulnerables.

Este estudio de caso fue realizado por Centro Humboldt bajo el proyecto “Perspectivas locales, cambio globales: de lo local a lo global en la reducción del riesgo a desastres en Centroamérica”, que es implementado con el consorcio integrado por la Fundación Ayuda en Acción, Federación Luterana Mundial, OXFAM y la Concertación Regional para la gestión del riesgo (CRGR).

Fue de mucha importancia la colaboración de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad (FECONORI), para poder determinar los verdaderos riesgos y vulnerabilidades con los que ellos conviven, poder dar propuestas y sensibilizar al Gobierno Nacional y a la población sobre esta problemática.

El estudio recomienda que “los esfuerzos de reducción de desastres deben ser más inclusivos para las personas con discapacidad, para lo cual debe contemplarse estrategias diferenciadas con métodos, técnicas y herramientas específicas en dependencia de los tipos de discapacidades, y considerar a este grupo de la población como sujetos activos y propositivos para forjar una sociedad más resiliente a los desastres”.

Para lograr equidad e incorporación de las personas con discapacidad, se requiere un gran esfuerzo para transformar actitudes y derribar barreras que impiden la plena integración de las personas con discapacidad a la sociedad.

Para los efectos de la implementación de la Ley 763 de requiere la creación de la Política Nacional de RRD específica para las personas con discapacidades la cual debe concretarse en estrategias y planes capaces de abarcar los diferentes tipos de discapacidades en todos los sectores de la sociedad y ámbitos de la geografía nacional.

Se puede impulsar la institucionalización y cualificación los procesos de gestión del conocimiento, considerando los enfoques de derechos, equidad de género e interculturalidad y generalizar a través de las distintas modalidades y niveles del sistema educativo nacional, la formación sobre derechos y necesidades diferenciadas de las personas con discapacidad.

También incorporar en los procesos de planificación y desarrollo urbanos criterios orientados a la inclusión de las personas con discapacidad en el uso y disfrute del espacio urbano disminuyendo los factores de riesgos particulares a las personas con discapacidad.

Se debe promover la investigación sobre equipamiento y mobiliario urbano adaptado a las necesidades particulares de las personas con discapacidad y sobre todo promover la incorporación de las personas con discapacidades en las distintas instancias organizativas a nivel sectorial y territorial del Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres (SINAPRED), fortalecer el establecimiento de sistemas de monitoreo y herramientas adaptadas para la valoración de riesgos para las personas con discapacidad.

Ing. Amado Ordoñez Director de Centro Humboldt manifestó que “vivimos en un país de muchas amenazas y de alta vulnerabilidad donde la población sufre con mucha frecuencia los efectos y los impactos de los desastres, pero las personas que tienen algún tipo de discapacidad son aún más impactadas, considero de mucha importancia poder contribuir a las políticas y normas del país con este estudio”.

Este Foro Nacional para presentar el estudio se llevó a cabo en el Centro de Investigaciones y Estudios de la Salud (CIES-UNAN), fue presidido por Denis Meléndez, facilitador de la (MNGR); Amado Ordoñez, Director Ejecutivo de Centro Humboldt; Javier López (Presidente de FECONORI); Moisés González, Consultor Independiente y Germán Quezada, Coordinador del proyecto, ambos de Centro Humboldt, entre otros.

mayo 18, 2015

Leave a reply