fbpx

Europa y Centroamérica concretan un Tratado de Libre Comercio

Luego de una intensa y complicada jornada de negociaciones, que se prolongó por cuatro días, la Unión Europea (UE) y Centroamérica (CA) anunciaron el cierre de las negociaciones comerciales del mal llamado Acuerdo de Asociación (AdA), la madrugada de este martes 18 de Mayo de 2010.

Dichas negociaciones estuvieron estancadas hasta que la y los presidentes centroamericanos intervinieron directamente en el proceso, imprimiéndole un giro inesperado. Cerraron un acuerdo comercial que desde el punto de vista de varios sectores productivos y sociales centroamericanos presentes en Madrid, desfavorece enormemente a la región.

Al respecto, la Iniciativa de Comercio, Integración y Desarrollo (CID) destaca elementos críticos de este acuerdo:

1. Pese a las reiteradas declaraciones de la UE de ofrecer a CA un AdA que integrará el “Diálogo Político” y la “Cooperación” como parte consustancial del mismo, la presión de la Comisión Europea, y especialmente del gobierno español en su carácter de Presidencia Pro Tempore de la UE, logró hacer prevalecer los intereses comerciales europeos por encima de la tradicional colaboración económica hacia la consolidación de la democracia, la gobernabilidad y el desarrollo en Centroamérica. En efecto, el AdA se ha traducido en un Tratado de Libre Comercio (TLC) convencional.

2. El centro de la negociación ha girado en torno a los temas relacionados a acceso a mercados. En este sentido, se señala que Centroamérica obtuvo exiguas cuotas de acceso en productos agrícolas tales como azúcar, textiles, carne, arroz y mínimas concesiones arancelarias en banano, ron, café, entre otros; mientras que la UE logró abrir completamente los mercados centroamericanos para una amplia gama de productos agrícolas e industriales de su interés como lácteos, vehículos, medicamentos, maquinarias, etc. Desde todo punto de vista, el AdA favorece los intereses de la UE.

3. En materia de propiedad intelectual, la UE fue más allá del DR- CAFTA obteniendo importantes concesiones en denominaciones geográficas, patentes y derechos de autor. Este resultado concretiza uno de los principales objetivos buscados por la UE en esta negociación del AdA.

4. En servicios, el acuerdo garantiza a la UE el acceso pleno a los mercados centroamericanos en comunicaciones, finanzas, transporte, energía, servicios ambientales, etc. El AdA consolida las preferencias obtenidas en acuerdos comerciales con otros países como Chile y México.

5. En compras de gobierno, la UE logró ir más allá del DR- CAFTA y desde lo que hasta ahora se discute en la OMC, obteniendo en la práctica preferencias de acceso sin precedente en Centroamérica.

6. El AdA le permite a la UE el blindaje de sus inversiones que ya operan en la región, así como, ampliar las garantías para el establecimiento de sus futuras inversiones.

7. Bajo el capítulo “desarrollo de sostenible”, Centroamérica permitió un retroceso en términos de protección laboral y ambiental con respecto a otros tratados. El acuerdo con la UE no establece un régimen sancionatorio para quienes vulneren estos derechos en función de intereses comerciales, incrementando la permisibilidad. Tampoco establece compromisos de cooperación y monitoreo independiente. Los acuerdos en esta materia eximen a Centroamérica del cumplimiento de los compromisos establecidos en el SGP Plus.

8. Aunque se ha establecido que este es el primer acuerdo logrado entre la UE y una región, lo cierto es que persisten las incoherencias en Centroamérica. La inclusión plena de Panamá y la inexistencia de una institucionalidad regional abren dudas sobre la implementación regional efectiva, sobretodo en temas como competencia, normas sanitarias y circulación regional de bienes.

9. En materia de Diálogo Político, Centroamérica cedió a las presiones europeas, desistiendo de sus principales reivindicaciones: Fondo Económico Financiero, la no criminalización de la migración y la salvaguarda política y ambiental, entre otras.

Finalmente, la Iniciativa CID considera que el AdA se produce en un momento en que Europa, y particularmente España, se debaten en una crisis económica y social sin precedentes, situación en la que se refuerzan sus prácticas proteccionistas y amplían las intervenciones estatales en diversas áreas de la economía y la sociedad, lo que agrega aún más dudas sobre los reales beneficios supuestamente alcanzados para la región centroamericana.

Iniciativa CID
Madrid, España
18 de mayo de 2010.

mayo 19, 2010

Leave a reply