Expectativas en las negociaciones de cambio climático en 2019

Miembros de la Alianza Nicaragüense Ante el Cambio Climático (ANACC) participarán en el quincuagésimo período de sesiones del órgano subsidiario de asesoramiento científico y tecnológico (OSACT)  que tendrá lugar en Bonn del lunes 17 al jueves, 27 de junio de 2019.

Esta sesión se considera un hito en el proceso internacional de negociaciones sobre el clima, en tanto invita a la comunidad internacional a reflexionar sobre lo que se ha logrado luego de 50 encuentros de los órganos subsidiarios de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC). Cuando se inició el proceso internacional de negociaciones, durante la primera sesión del OSACT en Ginebra el 28 de agosto de 1995, las concentraciones de CO2 en la atmósfera eran 359.29ppm.1; sin embargo, los datos científicos que se han divulgado en los últimos días señalan que la media diaria concentración de CO2 para el 11 de mayo de 2019 fue superior a 415 ppm por primera vez en historia de la humanidad.

A pesar de haber seguido el proceso  desde 1995, el hecho es que la comunidad internacional aún está lejos de estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera. De hecho, las emisiones globales siguen aumentando, lo que deja un hueco importante en el esfuerzo necesario para limitar el calentamiento del planeta muy por debajo de 2° C.

A partir del año 2019, nos quedan 11 años  para evitar los peores efectos de la crisis climática, como advierte el informe especial de IPCC sobre 1,5 ° C. Fuera de las negociaciones, las personas, especialmente los jóvenes, se declaran  en estado de emergencia climática. Desde esta perspectiva, no es posible seguir aceptando excusas para la inacción, por lo que las negociaciones en la SB50 deben entregar un avance significativo.

Para delegados, negociadores, sociedad civil y representantes de las empresas que participaran en el proceso de negociaciones climáticas más importante del mundo, la cual reúne por dos semanas a  expertos de todo el mundo para impulsar acciones y políticas de mitigación y adaptación a los efectos del Cambio Climático, el momento es crítico y se requieren medidas urgentes.

Bernis Cunningham del Centro Nicaragüense de Conservación Ambiental, CENICA,  expresa “Nicaragua  no es un gran emisor de gases efecto invernadero, sin embargo es uno de los país más vulnerables a los efectos del cambio climático, es fundamental proteger las reservas de biosfera  de Bosawas  y la reserva  Indio Maíz,  detener la deforestación y paulatinamente recuperar la cobertura forestal de nuestro país para fortalecer nuestra capacidad de adaptación a los efectos negativos del Cambio Climático. Como miembro de la Alianza Nicaragüense ante el cambio Climático, estaremos monitoreando, incidiendo y cabildeando  con los representantes de los gobiernos para lograr avances significativos, enmarcados en los objetivos del Acuerdo de París y su reglamento.

En COP24, las  partes acordaron en gran medida las directrices comunes para el acuerdo de París y una decisión que claramente pone de relieve la necesidad de iniciar procesos nacionales para mejorar las NDC en 2020. Sin embargo, los resultados de la COP24 fueron significativamente limitados en términos de voluntad política para enfrentar la emergencia climática y hacer compromisos concretos para mejorar los compromisos nacionales. El informe especial del IPCC sobre el calentamiento Global de 1,5 ° C deja claro que necesitamos actuar ahora para reducir las emisiones a la mitad a más tardar en 2030.

Alejandro Alemán del Centro Humboldt, señala que los países deben aumentar sus acciones para reducir la emisión de gases efecto invernadero, gestionar adecuadamente las perdidas y daños derivadas de los efectos climáticos y propiciar condiciones para la adaptación; agrega que “tenemos que escuchar a la ciencia, esta es la última oportunidad para evitar una crisis climática con efectos irreversibles.

junio 14, 2019

Dejar Un Comentario


Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image