fbpx

Informe revela papel de la sociedad civil en la formulación de políticas en un clima cambiante

Mientras las negociaciones internacionales sobre el clima se mueven a un ritmo lento, los países en desarrollo están creando nuevas políticas para hacer frente al cambio climático. Un nuevo reporte de una coalición de ONGs demuestra que la sociedad civil es fundamental para los procesos de políticas que tienen como objetivo luchar contra el cambio climático y proteger a las comunidades más pobres y vulnerables de sus impactos.

La sociedad civil juega un papel clave en el impulso de nuevas leyes, programas, políticas o estrategias sobre el cambio climático; en que los Gobiernos rindan cuenta de sus compromisos en la identificación de la falta de respuestas conjuntas para el cambio climático garantizando que la formulación de políticas nacionales no se olvide de los pobres y vulnerables.

Estos son algunos de los hallazgos de un informe presentado hoy en las negociaciones de Naciones Unidas sobre cambio climático en Bonn, por una
coalición de más de 20 redes de la sociedad civil en países en desarrollo, con el apoyo del Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo (IIED) y CARE a través del Consorcio Climático.

El informe Voces del Sur en la elección de políticas climáticas: «Incidencia de la sociedad civil frente al cambio climático», proporciona un análisis de las herramientas y tácticas que los grupos para influenciar las políticas de respuesta al cambio climático.

El informe destaca la importancia del involucramiento de las redes de sociedad civil con los medios de comunicación para llegar al público en general y a los tomadores de decisión, y tener buenas relaciones con los Gobiernos para influir en los procesos políticos de formulación y planificación.

En Zimbabwe, por ejemplo, el Grupo de Trabajo de Cambio Climático ha defendido con éxito una nueva estrategia nacional de cambio climático, y como resultado de las acciones de incidencia de la Red de Acción Climática (CAN) de las Islas Cook, se estableció una unidad de cambio climático en la oficina del Primer Ministro para asegurar que estos asuntos entren en la cartera de los más altos funcionarios del Gobierno.

El informe también describe cómo las actividades de cabildeo e incidencia de la sociedad civil han influido en procesos internacionales, entidades donantes y organizaciones multilaterales como el Banco Mundial, y en algunos casos el sector privado.

«Incluso muchos de los países más pobres del mundo ahora tienen coaliciones activas de la sociedad civil que trabajan la temática de cambio climático, y son cada vez más influyente», dice la Editora del informe, Dra. Hannah Reid de IIED. «Estas coaliciones pueden jugar un papel importante como puente entre las comunidades vulnerables y aquellos con el poder de promulgar políticas que puedan proteger a las personas de los impactos del cambio climático. Este informe ayudará a estas coaliciones a aprender unos de otros, ya que muchos operan de manera aislada».

William Chadza de la Red de Sociedad Civil sobre el Cambio Climático en Malawi dice: «Es interesante para nosotros ver cómo colegas de países en
desarrollo tan distantes como Vietnam, trabajan con comunidades vulnerables en sus procesos de adaptación al cambio climático, y se esfuerzan para garantizar que su Gobierno pueda resolver las preocupaciones de la gente».

«Mientras algunos Gobiernos de países industrializados parecen ignorar el cambio climático, este informe muestra que en la sociedad civil del sur global, existen organizaciones que están trabajando duro para promover soluciones y buscar justicia climática para los afectados.»

En el documento también se describen algunos de los desafíos experimentados por estas coaliciones. Muchas de ellas reconocen que carecen de las habilidades y recursos que necesitan para cumplir sus objetivos de incidencia política, y donde las relaciones entre el Gobierno y la sociedad civil son débiles. La participación de este sector en los principales ámbitos de formulación de políticas no ha sido adecuada.

El informe incluye aportes de más de 20 redes y sus organizaciones miembros en África, Asia, América Latina y el Pacífico. Las redes trabajan juntas en el «Programa Voces del Sur sobre Cambio Climático», que es financiado por el Gobierno de Dinamarca a través del Consorcio Climático, compuesto por cuatro organizaciones no gubernamentales danesas, Climate Action Network International e IIED, con CARE Dinamarca como organismo principal.

mayo 21, 2012

Leave a reply