fbpx

Juventud nicaragüense y norteamericana se unen por un bien común

Más de 400 jóvenes y adolescentes norteamericanos y nicaragüenses intercambiaron experiencias sobre los impactos del cambio climático, la seguridad alimentaria, la educación, salud y la globalización en las comunidades indígenas.

Martha Sánchez, coordinadora de la video Conference for Hope y Centro Humboltd, califica de exitosa la actividad, y considera que uno de los logros fue haber sobrepasado las expectativas de años anteriores, ya que en esta oportunidad participaron 22 escuelas conectadas en Estados Unidos y Canadá.

“Creo que fue una oportunidad para que los niños, adolescentes y jóvenes compartieran sus valoraciones y experiencias sobre lo que se vive en la zona de régimen especial en Bosawas”, opinó Sánchez. La idea es recaudar 20 mil dólares para la construcción de diez huertos familiares en las comunidades más vulnerables ante cambio climático e inseguridad alimentaria en la Reserva de Biósfera de Bosawas.

Para Tony Zelaya López, habitante de la comunidad miskita de Tuburús, ubicada en la Reserva de Biosfera Bosawas, la actividad estuvo muy interesante porque como jóvenes han intercambiado conocimientos, experiencias y cultura, se siente muy complacido por provocar impactos positivos en la vida de otros, e invita a los demás países a unirse a esta misión que consiste en apoyar y salir adelante resolviendo los problemas en conjunto.

Rosselin Porras, coordinadora de Educación Tecnológica del Colegio Americano, considera que esto es una obra humanitaria que no cualquiera hace, porque son pocas las personas que tienen dedicación y tiempo para compartir con personas de escasos recursos. Se puede ver que los jóvenes norteamericanos están extasiados por la cultura que tenemos.

Además, Sánchez indica que hubo una mejor apropiación de los temas y mayor conciencia sobre lo que estamos hablando. Los niños demostraron más interés sobre el tema de seguridad alimentaria en los países en vías de desarrollo y preguntaron cómo les afecta la globalización a nivel nacional y en sus comunidades.

Fanny Pereira, de la comunidad San Andrés de Bocay, de Bosawas, considera que a través de esta participación han conseguido beneficios para las comunidades, porque todas son vulnerables, y es muy importante que se enfoquen en la reserva y en la agricultura porque ellos viven de eso y últimamente han sufrido afectaciones por el cambio climático.

Por su parte, los jóvenes de Norteamérica reproducen el conocimiento, y recolectan dinero con ventas de comidas y actos culturales, mientras, nosotros debemos continuar promoviendo la cultura y la situación que vive la zona en términos de seguridad alimentaria, incluyendo, el reconocimiento y valorización de las comunidades indígenas que preservan sus culturas y son vulnerables a los efectos del cambio climático dijo Sánchez.

**Cinco años por la esperanza**

En el 2007, Change for Children y Centre for Global Education celebraron la Primera Video Conferencia en el país, la cual logró recaudar con el apoyo de todos los jóvenes estadounidense y canadienses un total de 15 mil dólares para la construcción de la actual Escuela Primaria Oasis de Bendición en el Departamento de Estelí.

A partir del 2011, Centro Humboldt y el Colegio Americano Nicaragüense se unieron a la iniciativa celebrando dos videos conferencias, con las que se recolectaron siete mil dólares que permitieron la construcción de un salón de clases en la Escuela central de Walakitan y cuatro huertos familiares.

noviembre 14, 2012

Leave a reply