Busto José Martí 5 cuadras al este. Bº Largaespada. Managua, Nicaragua
(505) 2251-0151
(505) 2251-0005

La importancia de monitorear el clima desde las comunidades

Monitorear el clima desde las comunidades se ha convertido en una de las principales medidas de adaptación al cambio climático que han emprendido muchos comunitarios a nivel centroamericano. Desde Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua se han instalado estaciones climáticas, con el fin de proporcionarle información del clima a los pequeños productores y productoras de esos países, para que ellos tomen decisiones acertadas sobre su producción y también les sirva como alerta temprana ante desastres.

Pero capacitar a los técnicos y pequeños productores es una de las piezas más importantes del Proyecto “Gestión del Conocimiento y Buenas Prácticas para la Adaptación ante el Cambio Climático en Centroamérica”. Es por ello, que durante 3 días consecutivos se desarrolla el Taller Servicios Climáticos y Vigilancia Fenológica, con socios de Christian Aid en Honduras.

Uno de los aspectos más importante que se imparten en este taller es la importancia de vincular los datos climáticos que están recopilando los observadores comunitarios del clima con la producción agrícola.

Según Moisés González, coordinador del Proyecto, “las razones más importantes de monitorear el clima es que los pequeños productores pueden planificar la temporada de siembra y cosecha, tener un manejo y tratamiento de los cultivos ante plagas y enfermedades, también conocer la demanda hídrica de los cultivos”, comenta.

González explica que el proceso inicia realizando la vigilancia climática y fenológica, luego analizando la información de vigilancia con el resto de los agricultores, seguidamente realizar las medidas correctivas a los problemas encontrados y repetir el ciclo.

Por su parte, Edy Méndez, técnico de la Comisión de Acción Social Menonita (CASM), de Copán, Honduras, asegura que la observación comunitaria del clima ha sido fundamental para 2 áreas específicas: la producción agrícola y la gestión de riesgo.

“Hay muchas familias que viven en zona de riesgo, a orillas de ríos, cerca de zonas de derrumbes. Hemos analizado los datos de algunos observadores y hay datos de rangos de lluvias en algunas zonas donde pueden ocurrir eventos de desastre, entonces debemos alertar a la comunidad a través del Comité de Emergencia Local, para que estén alertas y prevenir tragedias”, comenta Méndez.

En un contexto de que ubica a Centroamérica dentro de las regiones más vulnerables al cambio climático en el mundo, es indispensable seguir capacitando a los comunitarios para que le den la utilidad necesaria a la información que están dando las estaciones climáticas.

mayo 26, 2017

Dejar Un Comentario


Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image