Busto José Martí 5 cuadras al este. Bº Largaespada. Managua, Nicaragua
(505) 2251-0151
(505) 2251-0005

La leña representa el 44% del consumo de energía en Nicaragua

Es común ver que los hogares nicaragüenses utilizar leña como combustible para cocinar entre otras actividades domésticas, tanto en la zona rural como la urbana. No obstante, este fenómeno obedece a las formas tradicionales de vida de sus pobladores, como a factores económicos que conllevan a la falta de acceso a otras fuentes de energías. Es por eso que la leña se convierte en la fuente de energía más accesible para los hogares que viven en condiciones de pobreza.

Según el Ministerio de Energía y Minas (MEM), en 2011 más del 80% de la energía del país provino de la leña y el petróleo, los residuos agrícolas suministraron un 10% adicional. Este mismo año el consumo de energía residencial representó casi la mitad de la demanda del país (47%), y casi el total de la demanda (~90%) fue cubierta con el uso de leña.

El comercio de la leña ha significado el deterioro de una gran parte de los recursos forestales en Nicaragua, otro aspecto del alto consumo de leña se debe a la ineficiencia de su uso, el cual se podría reducir por medio de la oferta tecnológica para superarla y, por ende, disminuir la presión sobre el bosque, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como FAO.

La escasez de información cuantitativa acerca del consumo de leña se debe principalmente a la dificultad de medirlo porque la leña la cortan y recogen en el lugar los miembros de la familia que la usan, y el ciclo del consumo en gran parte no se registra. Además, es difícil medir el volumen en pilas de trozos de madera pequeños e irregulares y la relación entre el volumen y el peso. Por tanto, la única manera de medir esta actividad consiste en hacerlo en el lugar donde se consume leña.

Nuestro estudio, titulado “Caracterización de la matriz energética de Nicaragua”, encontró que la leña es una fuente de energía primaria de gran importancia en los hogares nicaragüenses, la cual es utilizada para la cocción de alimentos. Esta representa el 44% del consumo de energía de Nicaragua por lo que se decidió incluirla dentro del análisis, así mismo en el componente de combustión se incluyó el Gas Licuado de Petróleo como la segunda fuente más utilizada en los hogares nicaragüenses, con un 3.8%.

Gas Licuado de Petróleo como sustituto del consumo de leña

Asimismo, encontramos que el gas licuado de petróleo es la segunda fuente de combustible en el sector residencial y es el que actualmente presenta una mayor tasa de crecimiento, sustituyendo consumos de carbón vegetal y kerosene. Su consumo ha venido incrementado desde 1990 hasta la actualidad, su consumo se ha incrementado de 202,710 barriles en 1990 a 496,439 barriles en 2000, de acuerdo a los datos del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

El Gas Licuado de Petróleo se ha consolidado especialmente en las áreas urbanas de las grandes ciudades como el combustible más importante para la cocción de alimentos. En 1998, su porcentaje de consumo en viviendas urbanas superó a la leña, como lo indica la información preliminar del Censo 2005. Por otra parte, en el sector rural su consumo también ha aumentado, pero es aún mucho menor que el de las viviendas que consumen leña.

febrero 7, 2018

Dejar Un Comentario


Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image