Las organizaciones de la Región Centroamericana se pronuncian en contra de la minería

Las luchas sociales en defensa del medioambiente, la inestabilidad económica y el poco y contaminado acceso a las necesidades más básicas como el agua, han sido provocadas por la actividad minera en muchos de los pueblos de nuestro país y la región centroamericana. Por estas razones, más de 50 delegados de El Salvador, Guatemala, Ecuador, Honduras, México y Nicaragua se han reunido para planear acciones conjuntas que causen mayor impacto y sean alternativas claves para solucionar el problema de la minería.

Por esto se llevó a cabo el encuentro regional “Minería en Centroamérica: experiencias y perspectivas de luchas sociales”, ejecutado por Centro Humboldt y financiado por IBIS y KEPA – Finlandia.

“La situación a nivel regional es crítica y todos debemos unirnos por esta causa justa y beneficiosa, haremos esfuerzos nuevos para transmitir mensajes internacionalmente”, expresó Víctor Campos en la apertura del encuentro.

Esta extracción de grandes volúmenes de recursos naturales con altos impactos sociales y ambientales orientados a los mercados globales, que ponen en común acuerdo a los gobiernos, pretenden compensar los daños que causan, con compensaciones económicas y su llamada Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

Las industrias extractivas han provocado la reubicación de pueblos enteros, pozos contaminados, secos, alto nivel de metales pesados en el cuerpo, casas rajadas por las explosiones, criminalización y división comunitaria, la marginación a muchos pueblos indígenas y la guerra declarada a los defensores de los derechos humanos y la naturaleza.

En ecuador en términos de petróleo y minería, se garantiza a través de leyes que los dueños de la superficie son naturalmente y el estado es el dueño del subsuelo, por esto se tiende que desplazar a los pueblos y perjudicar sus recursos naturales.

“Esto es una minería de impactos transfronterizos y de violación a los derechos fundamentales” explicó David Pereira, representante del Centro de Investigación Sobre Inversión y Comercio (CEICOM), al referirse a la cantidad de mercurio tirado a las cuencas de agua, por ejemplo el rio Ostua que nace en Guatemala y desemboca en el lago de Guija, lago binacional perteneciente a Guatemala y El Salvador y que también llegan al Golfo de Fonseca.

“El extractivismo debe ser una temática central de la agenda de desarrollo Post-2015, en los Objetivos de desarrollo del Milenio y los Sostenibles” (ODM-ODS), sin embargo se observa una ausencia de estos. Se debe incluir la discusión sobre el post extractivismo, las medidas para disminuir el consumo energético, el desarrollo de alternativas económicas y productivas a través de la inversión de la renta extractiva”, expresó Aroa de la Fuente de FUNDAR, México.

Honduras es uno de los pises centroamericanos que tienen mayor área de territorio concesionada, el estado otorgó el 31% del territorio nacional a multinacionales de China, Canadá, Brasil y Estados Unidos. Las consecuencias han sido fatales y las organizaciones piden a las autoridades de todos los gobiernos el cumplimiento de las leyes, acceso a información, propiedad para negarse a que las industrias extractivas entren a sus territorios ya que la densidad poblacional, la extensión territorial no nos permite ser países extractivistas.

“Es oportuno reiniciar el movimiento social anti-minero que nos permita incidir ante instancias gubernamentales regionales, donde debe ser discutido este tema”, concluyó Pereira.

diciembre 11, 2013

Leave a reply