Población lamenta sequía

La población de los municipios Villanueva, Santo Tomás y Somotillo del departamento de Chinandega, está preocupada por la sequía que produce el fenómeno del niño, que azota a todo el país. Algunos de los problemas más sentidos son la disminución del nivel del agua de los pozos, ríos y quebradas, la pérdida en los cultivos y la falta de pasto para alimentar los animales.Las afectaciones son evidentes, y los comunitarios viven en una constante alerta porque no tienen garantía de asegurar su alimentación. Si la sequía continúa, las consecuencias serían devastadoras.Para Concepción Mondragón Moreno, Vice Coordinadora del Comité Local de Prevención de desastres (COLOPRED) de la comunidad Los Jovitos, municipio de Santo Tomás, la situación es preocupante porque no tienen alimentos, ni fuentes de ingreso, pues no tuvieron buena cosecha, ya que según sus registros en julio solamente llovió dos días.Julián Calderón, responsable de monitoreo del COLOPRED en Los Jovitos, manifiesta su preocupación por que en este momento solamente cuentan con dos pozos para abastecer a toda la comunidad y por lo tanto se limita el acceso al agua potable a la misma.“Los pozos están de viaje críticos, sin agua, a la gente se les da agua cada ocho días, sabemos que las vacas dan leche por el pasto, ya hay varias muertes de ganado aquí” expresó.Algunos productores de estas tres comunidades de Santo Tomás del norte, tratan de diversificar su producción, como alternativa de subsistencia, como el caso del joven Dagoberto Betancourt Varela, quien sembró yuca, maíz, tomates, ayote y pipián, sin embargo solo el último cultivo, obtuvo el noventa por ciento de la producción esperada.Igual situación en VillanuevaLas comunidades de Mayocunda, La Jolota, Mina de agua y Las Pilas, del municipio de Villanueva, también han sufrido escases de agua, de leche y disminución en su producción agrícola no tiene maíz cosechado, solamente cuentan con los que tienen en las huertas y éste no ha alcanzado el desarrollo adecuado.“Es preocupante que los niveles de agua de algunos pozos, bajen el treinta por ciento” afirmó el señor Pedro Maldonado, miembro de COLOPRED de la comunidad de Mina de Agua.Según autoridades municipales de Villanueva, la población les ha manifestado su angustia por la falta de alternativas sostenibles para enfrentar este problema ambiental, por lo que desde la municipalidad trabajan por realizar acciones y diseñar estrategias de adaptación y sobrevivencia al fenómeno del niño.También la sequía es latente en las comunidades de Cofradía y Sagrada Familia, del municipio de Somotillo, pues la población no esconde la preocupación por las pérdidas en su producción y las repercusiones que esto conlleva para la salud.La realidad es la misma, sin embargo, la capacitación que la población de estos tres municipios obtiene es fundamental, así como el conocimiento de la afectación del desastre que llena de angustia e incertidumbre a las y los productores de esta zona de Occidente.La sequía afecta menos en la medida que se garantiza la producción sostenible, la preservación de las fuentes hídricas, la reforestación y la no quema de bosques.

noviembre 7, 2014

Leave a reply