fbpx

Pozos para la vida

En el municipio de León y Chinandega Centro Humboldt en conjunto con el organismo donante Cambio para los niños ha venido trabajando desde el año 2006 en la construcción de pozos de agua para las comunidades del occidente que se ven más afectadas por la falta de este recurso.

Según estudios, comunidades como Santa Teresa, Santa Anita, La Consulta, La Esperanza, entre otras, son las zonas más secas de nuestro país, debido a la falta del agua potable. Ante esta problemática se han construido más de 40 obras como mini acueductos por gravedad, paneles solares, eléctricos, y también se han ejecutado actividades de higiene que benefician a más 150 personas por grupos beneficiarios.

**Un mejor nivel de vida**

En la comunidad Divino Niño, del municipio de Posoltega, departamento de Chinandega, antes del huracán Mitch se construyó un pozo, sin embargo, este no funcionaba porque fue construido por medio de una bomba de mecate, y la población solamente podía abastecerse con un balde, de lo contrario no ajustaba para toda la comunidad.

En la búsqueda de nuevas alternativas, la comunidad tuvo que dejar el pozo y buscar los que habían en otras comunidades colindantes. El problema se agravó aún más ya que la población continuó esperando el agua durante más de tres meses hasta que un día apareciera una bomba y nos vendiera el recurso, pero no fue así.

Jazmina Espinoza Hernández, de la comunidad Divino Niño, cuenta cómo fue la situación antes y después que pasó la crisis: “Venía una bomba a venderla cada bidón entre 15 a 20 córdobas. A veces dejábamos de comer para comprarla porque eran meses que teníamos de no hacer los quehaceres del hogar, y con los niños era peor porque no iban a clases, entonces, metimos una solicitud para conseguir un pozo en la Alcaldía, pero no nos habían dado respuesta hasta que vinieron los técnicos de Centro Humboldt y nos dijeron que si lo iban a construir”.

En esta comunidad, a partir del mes de diciembre del año 2011 se inauguró un pozo de energía por combustión que alegró mucho a los niños y niñas de la zona, quienes expresaron sentirse muy agradecidos porque antes se enfermaban de diarrea, gripe o sufrían del estómago, visitaban los puestos médicos para ser atendidos, pero las enfermedades eran una constante debido a la falta de salubridad. Ahora, sus rostros y ánimos son distintos porque podrán ir a la escuela en un ambiente alegre, higiénico y gozarán de mucha salud.

**La Esperanza nunca la perdieron**

Otra comunidad beneficiaria con una obra de agua es La Esperanza, municipio de Villanueva, del departamento de Chinandega, donde desde hace más de tres años se venía gestionando un pozo ante las autoridades edicilicas, pero fue gracias al trabajo organizativo impulsado desde la población junto con técnicos de Centro Humboldt que se vieron los resultados al constituirse el Comité de Agua Potable, CAPS.

Esta obra contó con muchos colaboradores como la alcaldía de Villanueva la cual se encargó de pagar la perforación del pozo, Centro Humboldt buscó los fondos con Energía para todos y Cambio para los niños, organismos con los cuales se obtuvieron 8 paneles solares que garantizan el funcionamiento del pozo basado en energía renovable.

Desde cuando era niña sufrí por la falta de agua. Las mujeres eran las que llevaban la mayor carga de agua junto con los niños, porque los hombres andaban trabajando en el campo. Pasamos 18 años de sufrimiento porque teníamos que recorrer largos caminos para recibir un bidón de agua porque eramos 22 familias, y a medida que creció la comunidad más sufríamos. Además, se consumía agua que no era higiénica y los niños se enfermaban mucho. Ahora todo ha cambiado porque los donantes han regalo con mucho amor esta obra, dijo Estela Méndez, coordinadora del CAPS en el acto de inauguración del pozo.

La niña Mariela Hernández agradeció a los donantes que hicieron posible este sueño porque ellos nunca perdieron la fe de lograrlo.

El presidente de Cambio para los niños, Bill Hallam, expresó sentirse contento y honrado de ser recibido en las comunidades donde han trabajado para que tengan agua, porque considera importante que tengan mejores condiciones de vida. De igual manera agradeció a las contrapartes internacionales como nacionales, ya que con el dinero recaudado en Canadá se hacen posibles estos proyectos.

Hallan también hizo un llamado a la comunidad para que cuidara y preservara el pozo y así les durara los 5 años, cantidad estimada para la vida útil de estas construcciones.

**Cocinas solares amigables con el ambiente**

También en la comunidad La Esperanza 10 mujeres recibieron cocinas solares útiles y prácticas. En ellas se introducen los alimentos, se esperan de treinta minutos a una hora, dependiendo del platillo que se requiera, y luego todo está listo para alimentar a la familia.

Los criterios de selección fueron que la mayor parte de las mujeres fueran madres solteras, con más de tres hijos, y que cocinaran en tres piedras sobre el suelo.

Los fogones que estas mujeres tenían antes consumían diariariamente 30 palos de leña, sin embargo, con las cocinas solares se evitan la quema y tala de árboles.

Justina Rodríguez cuenta “Me siento muy alegre porque nunca había recibido un regalo y le doy gracias a Dios, ya no vamos a gastar leña. Además, nuestros esposos nos van ayudar a cocinar y le vamos a dedicar más tiempo a nuestras familias”.

Estas obras han cambiado la vida de familias en general que ahora podrán tener una mejor opción para gozar de un mejor nivel de vida y tener acceso a otras oportunidades.

Por parte de Centro Humboldt Pedro López, coordinador del proyecto Pozos Comunitarios agradeció a los organismos donantes que han hecho posible los distintos proyectos en las comunidades secas del país.

**Mujeres beisbolistas equipadas**

Las mujeres del equipo de béisbol de la comunidad Santa Teresa, de Somotillo, agradecieron el apoyo brindado por Cambio para los niños y Centro Humboldt, ya que antes no tenían materiales para jugar, y en la actividad recibieron el equipamiento deportivo completo para que con disciplina y alegría logren participar en cualquier competencia.

enero 18, 2012

Leave a reply