Promoviendo la conservación de los bosques

Los bosques constituyen uno de los ecosistemas más valiosos del planeta, todos los seres vivientes dependemos de los bosques, protegen nuestras aguas, gestionan nuestro clima, almacenan dióxido de carbono y producen nuestro oxígeno. Desde los inicios de la humanidad el bosque ha sido una fuente de existencia para los seres vivos, siempre hemos tenido una especial relación basada en la supervivencia.

Pero esa fuente de vida no es inagotable, y las acciones del hombre han venido atentando contra estas zonas verdes. Velia Castillo, Oficial de incidencia en bosques de Centro Humboldt, destaca que “la tala indiscrimada, con fines de explotación de madera, el avance de la frontera agrícola y las industrias extractivas, son algunas de las acciones antropogenicas que más daño le han causado a los bosques”.

Asimismo señala que “existen otras causas de carácter natural como los incendios forestales (causados por altas temperaturas), desastres naturales como huracanes, avalanchas, erupciones volcánicas, también han deteriorado los mismos”.

Una de las principales causas del calentamiento global es la emisión de gases de infecto invernadero, entre ellos el dióxido de carbono (CO2), considerado como el principal contaminante. Los bosques absorben ese CO2 y lo convierten en oxigeno realizando así una doble función. También generan la regulación del ciclo hidrológico y benefician la biodiversidad.

Actualmente Nicaragua está en la construcción de una estrategia nacional de deforestación evitada, la cual nace a partir de un mecanismo llamado Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de bosques (REDD+) a nivel internacional, cuyo enfoque principal es la reducción de emisiones, reorientada al aprovechamiento forestal sostenible pero hasta ahora ha quedado abandonada. Castillo aboga por la importancia de retomar esta estrategia como eje principal para la regulación y protección de los bosques.

Centro Humboldt trabaja a favor de la conservación de los bosques, por medio de la incidencia política (con el objetivo de llegar a actores claves de las instituciones ligadas al sector forestal), el seguimiento a todos los cambios que ha generado el sector forestal y a la recepción de denuncia ambientales por parte de las comunidades a quienes se le facilita orientación y asistencia técnica. Todo esto con el propósito de preservar la mayor cantidad de bosques.

abril 17, 2015

Leave a reply