Reforestando y adaptandose al cambio climático

Esta semana recién pasada, como parte del trabajo con las 23 escuelas metas del Proyecto Escuela Segura en San Ramon, Matagalpa,ejecutado por el Centro Humboldt, se entregaronentre 60 y 70 plantitas de pinos por escuela (especies ocarpa y tecunomani) para reforestar los terrenos de las escuelas y sus alrededores, bajo una estructura de programa de reforestación escolar, donde participan activamente estudiantes, docentes, padres y madres de familia.Sabemos que en estos tiempos el agua está más escasa que en los años recién pasados, por el fenómeno del niño, efecto del cambio climático. La verdad es que si tuviéramos mayor cantidad de bosques, dispondríamos de más agua. Entonces la labor es continuar haciendo conciencia al menos en los estudiantes que una de las maravillas de los bosques es la producción de agua, que a su vez asegura alimentos(los cultivos y ganadería) y fortalece la economía local.

noviembre 7, 2014

Leave a reply